loader-logo

Tiktok y la Industria musical: ¿Este es el futuro que queremos de la música?

Llegó una nueva forma de hacer música.

Varias y varios artistas de la industria musical han denunciado que sus compañías discográficas les están comenzando a exigir crear canciones o contenido exclusivo para la red social TikTok, que sea «potencialmente viral».

Esto es genial, todos sabemos que las redes sociales sirven como un medio de difusión y de conexión. Sin embargo, en la mayoría de los casos esa oportunidad se convierte en una necesidad de las compañías discográficas para generar más ingresos. Para ellos y no para el artista.

La cantante estadounidense Halsey, reveló que su compañía discográfica le impedía sacar material nuevo sin antes haber generado un momento viral en TikTok. 

La cantante británica Florence, de la banda Florence + The Machine, compartió que la «forzaron» a crearse un perfil en la plataforma y compartir contenido que promocione su nuevo disco.

@florence

The label are begging me for ‘low fi tik toks’ so here you go. pls send help ☠️ x

♬ original sound – Florence

Muy Black Mirror todo.

La música, el cine, el arte han existido por muchos años antes de la era digital y seguirá existiendo, a pesar de momentos como estos.

Todos consumimos contenido de innumerables fuentes y los que se dedican a crear siempre desean que la gente conecte con aquello que realizan. Las redes ayudan mucho. Tiktok ayuda mucho. Pero, cuando se convierte en un stunt publicitario y condiciona a los artistas a crear solo para vender, ya se desvirtúa el contenido desde su esencia.

Luego de esta condición impuesta por las discográficas, las artistas decidieron usar la misma plataforma TikTok para comunicar esto y este contenido se volvió viral. Irónico o inteligente, hizo que esta situación se convirtiera en un meta verso crítico dentro de la plataforma. Y, al final, las compañías de la industria musical consiguen igual el flujo de seguidores hacia las y los artistas, a pesar de la crítica. Ganan igual.

Muy Black Mirror todo.

Ahí celebró el poder de las redes, cuando son utilizadas como medios de denuncia y de transmisión de información. Las artistas antes mencionadas solo quieren crear, pero también quieren crecer económicamente con esas creaciones. Viven de eso. Sin embargo, si la artista decide no habitar en este universo digital, como lo decidió Adele, hay que saber respetar que esa persona exponga su arte, como le parezca.

Insisto, no me atrevería a negar el poder alcance de las redes, y de la oportunidad que tienen las y los artistas para conectar con sus seguidores. Mi crítica radica en la necesidad de pragmatizar el arte y volver un momento viral. Mientras, seguiré apoyando a los artistas que se esfuerzan en crear contenido, canciones y arte, dentro y fuera de cualquier red social.

0 Points