loader-logo

Temporada de Cáncer: Entiende la energía de las emociones

Fuente: PRnewswire

Cuando recreamos nuestra vida muchas veces sentimos nostalgia de los tiempos pasados. Un aroma, un sabor, una textura… nos conecta con momentos de nuestra infancia, momentos gratos y placenteros o dolorosos e incómodos.

En nuestro pasado sucedieron eventos que marcaron nuestra vida ya sea por alegría o tristeza. Muchas veces nos aferramos fuertemente a ese pasado y frases como “Éramos felices y no lo sabíamos” nos muestran cómo, sin siquiera pensarlo, vivimos en el pasado.

Muchas de las dificultades que tenemos en el presente se originaron en el pasado, pero ¿exactamente de qué pasado hablamos? Es aquí donde la percepción emocional de ese pasado nos da la narrativa que necesitamos para justificar lo que no hemos podido superar a nivel emocional.

Frases como “Mis padres no me comprendían”, “Mi infancia fue muy dolorosa” o “Mis padres no me querían” forman parte de las excusas que muchos nos ponemos para no responsabilizarnos de nuestra vida.

Las emociones cobran una importancia fundamental en el intercambio con el mundo que nos rodea, lo que sentimos determinará cómo serán almacenados algunos momentos vividos en nuestra memoria. Nuestra percepción del mundo esta influenciada por eso que sentimos mientras crecemos y aunque esas memorias son completamente subjetivas, nos proporcionan el tono con el que vivenciamos el mundo.

En ocasiones nos apegamos a la persona que fuimos en un determinado momento de la vida y en esa búsqueda incesante de ese «ser» que ya no existe en nosotros, no nos permitimos conectar con lo que estamos viviendo en el presente.

Nuestras demandas emocionales a los que nos rodean están más acordes con aquello que no recibimos en nuestra infancia. Hoy en día veo mucho en las redes sociales, esto de amar a ese niño que llevamos dentro y darle espacio de salir a través de la espontaneidad y el juego, estoy de acuerdo con esto, pero en parte, hay que amar esa parte adolorida pero no con las demandas de la infancia sino como adultos.

Esa voz que el día mas importante de tu vida te dice “Ay que fastidio me da hacer esto” o “No lo estas haciendo bien” o “Me cuesta mucho, mejor lo dejo así”, es esa parte infantil que quiere dominar, manipular y controlar todo lo que haces para luego quejarse de que la vida no es justa y es además muy dura.

Fuente: Unsplash

Cáncer tiene que ver mucho con esto, el pasado, los apegos emocionales, las heridas, etc. Todo esto se gesta en nuestra infancia. ¿Te sentiste apoyado por tu entorno familiar o por el contrario te sentiste rechazado? ¿Eras el alma de la casa o eras casi invisible? ¿Te sentiste solo y abandonado o asfixiado de tanta atención?

Todas estas preguntas nos remontan a esas heridas que tenemos y debemos reconocer para integrarlas dentro de nosotros.

Desde ya y durante el mes de julio la energía que estará mas activa es la de las emociones, aquellas que nos tienen atascados y paralizados, las que no nos dejan avanzar y crecer, todos nuestros apegos están en juego, no solo en nuestras relaciones sino también el apego que tienes a tu manera de ver la vida. Es momento de observar que ocurre en ti, preguntarte hacia donde te está llevando lo que sientes y percibes como forma de vida.

Esta temporada los asuntos familiares, el hogar, el sentido de pertenencia y nuestras raíces cobran gran importancia. Hay una frase que ilustra muy bien la energía del mes “La familia es la base de toda sociedad”, es que en nuestro sentimiento de lo que significa la familia para nosotros, construimos las bases de lo que edificamos en nuestras vidas, por ello es muy importante plantearnos que queremos construir para sentar las bases, si construimos centrados en nuestros verdaderos deseos y no, en lo que creemos que el mundo quiere para nosotros, entonces la intuición muy propia de la energía cáncer nos ayudará a sentar bases sólidas para nuestro desarrollo.

Durante este mes permítete sentir, observa que cosas detonan en ti emociones mas arraigadas, descubre que es lo que mueve tu mundo emocional y reconoce y acepta estas emociones sin juicio y con mucho amor. Cuídate, mímate, date espacio.

Como sugerencia, durante este mes lleva un registro diario de tus emociones en él, simplemente vas a colocar la fecha del día, las emociones predominantes de ese día y, además, vas a escribir que crees que ocurrió para que te sintieras de esa forma.

Lo ideal es hacerlo durante por lo menos 30 días, si un día no pudiste hacerlo no te preocupes, continua el día siguiente, lo que sí es muy importante es que sean mínimo 30 días.

Esto es muy interesante porque te darás cuenta de que emociones o situaciones se repiten durante el mes y esto te ayudará a priorizar que áreas debes atender en ti. Si te creas el hábito de hacerlo todos los días verás lo cíclico en ti.

Un ejemplo:

28/06/2022-Me sentí desganada y con baja energía.
– En la tarde sentí ansiedad – En la noche sentí soledad y tristeza
– Estoy un poco desorganizada con mis proyectos
– No he hecho nada productivo y me preocupa cómo van a funcionar mis planes.
-Comí demasiado
– He estado recriminándome que no hice nada en el día

Te diseñamos un cuadro para animarte a hacerlo:

Puedes descargarlo AQUÍ

También puedes hacer tu propio cuadro o puedes jugar y crear tu sistema, en esto no hay que ser rígido, simplemente te voy a pedir que lo hagas con mucho placer y que te regales tan solo 10 minutos antes de dormir para hacer este ejercicio

¡Feliz temporada de Cáncer!

1 Points