loader-logo

El Orgullo de ser

Mi generación, la predecesora de los centennials, es una generación que transitó el nacimiento de la era digital. Es la generación que vino antes de Netflix y todos los servicios de streaming. Es la generación que vio morir a los casetes y los cds y vio nacer Spotify. Y es aquella en la que las personas que somos parte de la comunidad LGBTIQ+ encontramos muy difícil hablar de nuestra orientación sexual e identidad de género con orgullo durante nuestra adolescencia y adultez temprana.

Pero la realidad es que, en los últimos años, y gracias a un trabajo arduo de nuestra comunidad, nos hemos ido abriendo lugar en la escena pública, aunque por momentos casi a empujones. Porque si la última película de Lightyear nos ha enseñado algo es que existe todavía mucha, mucha, mucha gente que no solo no entiende o no quiere entender porque existe esta celebración del orgullo, sino que busca suprimir cualquier forma de manifestación de cariño y/o amor entre personas que no sean cisgénero y heterosexuales.

Todo este movimiento mediático de la película, a mí personalmente, me hizo recordar con mucha claridad las razones por las que sí existe y debe seguir existiendo la celebración del orgullo LGBTIQ+ en todas sus formas.

El mes del Orgullo existe porque por muchos años, han intentado que no existamos, desde el sentido más literal de la palabra. Se rechaza que podamos existir libres en la calle, en nuestros círculos, en nuestras familias. Nos han dicho que debíamos esforzarnos en “cambiar” en “acomodarnos” a lo “normal”, que no es más que el deseo de otras personas de excluir la diversidad sexual y de género atribuyendo a ciertas conductas el carácter de “natural”. El orgullo es una respuesta a estos límites, es una forma de romper con esas cadenas y mostrarle al mundo que existimos, que estamos orgullosos de ello, y que no estamos dispuestos a permitir que nos sigan odiando, humillando, persiguiendo, discriminando, y matando.

Hoy por hoy las noticias muestran muchas veces las situaciones de violencia a las que nos vemos expuestos, pero ¿Cuántas veces estas noticias están construidas desde un punto de vista que nos cuide y que no nos revictimiza? ¿Cuántas veces estas noticias buscan solamente clicks, y una marea de comentarios de odio y discriminatorios? Es cierto que somos más visibles públicamente, pero también es cierto que nos muestran desde lugares que multiplican estereotipos, que siembran el odio, y que alimentan la falta de entendimiento, de educación sexual, y de convivencia en la diversidad. 

Han pasado 53 años de Stonewall, y de una época en la que conectarse con personas de la comunidad LGBTIQ+ era una tarea de alto riesgo, pues nadie se sentía cómodo hablando libremente de su orientación sexual o de su identidad de género. Incluso, quienes manejaban la información sobre los lugares de reunión, la usaban en contra de la misma comunidad.

Ahora, por si no lo sabías, ¿qué pasó en Stonewall? 

El 28 junio de 1969, una redada de diez policías en el Stonewall Inn, uno de los pocos bares gay que existían en la ciudad de Nueva York terminó en un disturbio. Varias voces reaccionaron en contra de la violencia de la policía contra personas LGBTIQ+  e instigaron a las demás personas a reaccionar. Este primer levantamiento se extendió por tres días como una serie de manifestaciones espontáneas, en las cuales participaron personas de todo el colectivo LGBTIQ+, entre las cuales se destaca Marsha P. Johnson y Sylvia Rivera, dos mujeres trans que formaron parte de este movimiento.

Foto por Diana Davies, de la activista Marsha P. Johnson. Fuente: NEW YORK PUBLIC LIBRARY

Este día trascendió en la historia como una de las primeras veces en las que el colectivo LGBTIQ+ se organizó para reclamar sus derechos. Personas de toda la comunidad queer, organizadas para hacer frente a una violencia sistemática y sostenida sobre la base de la orientación sexual e identidad de género de las personas. Hoy, celebramos a esas personas que juntaron sus manos, poniendo en riesgo su vida y su integridad física, para comenzar a trazar el camino sobre el que hoy podemos andar con mayor libertad. Gracias a su lucha, hoy vivimos en un mundo en el cual existe la película de Lightyear, o series como Heartstopper, en el cual historias o personas LGBTIQ+ aparecen en la pantalla grande y en la pantalla chica. Un mundo en el cual, existen referentes de la comunidad LGBTIQ+ en la cultura popular y en la política.

Ahora, ¿por qué a los medios de comunicación les sigue costando hablar de orgullo o lo hacen de manera sesgada? O, ¿por qué aún hay personas que dudan de la necesidad de un día como este y lo repudian?

Si soy completamente honesto, no lo sé. Me cuesta muchísimo entenderlo. Me cuesta mucho leer una noticia en la que alguien fue violentado por ser quien es. Inmediatamente pienso, ¿seré yo el próximo? O, ¿veré el nombre de alguien querido en las noticias? Miedo, mucho miedo.

Creo que eso es lo único que tengo en común con las personas anti-orgullo. Miedo.

Estas personas tienen miedo a lo desconocido o al cambio. Miedo a perder un lugar de poder en la sociedad. Miedo a afrontar una verdad. Miedo a sentir que ya no son los que toman las decisiones por nosotros/as.

Desde mi lugar, el miedo es que este odio siga existiendo. El miedo es que las personas jóvenes y adolescentes o los niños y niñas de la comunidad LGBTIQ+ no encuentren un mundo en el que se sientan libres de ser lo que quieran ser, y que por hacerlo puedan sufrir consecuencias físicas y psicológicas.

¿Qué me ayuda a superarlo? Pensar en todo lo que hemos avanzado en 53 años. En ese momento, en Stonewall, la lucha comenzó para que nosotros podamos vivir la vida que vivimos ahora. La lucha comenzó para que exista Heartstopper, para que artistas como Sam Smith, Troye Sivan, Haley Kiyoko, y muchos otros formen parte de la cultura popular. La lucha comenzó para que cada grito de todas esas personas valientes que pusieron su vida en riesgo se transformara en una vida en libertad. Nuestro deber, es continuar su lucha con orgullo.

Así que, gracias. Gracias a todas las personas que lucharon y siguen luchando porque este mundo se expanda y entremos todas las personas. Hay espacio, eso seguro.

Celebremos todo lo que somos, y todo lo que queramos ser. ¡Feliz día de Orgullo!

1 Points