loader-logo

Colecciones crucero Chanel, Louis Vuitton y Gucci: ¿En qué se inspiraron?

Una vez más las grandes casas de moda nos presentan sus colecciones crucero en los ambientes más exóticos.

Las colecciones crucero o ´resort más allá de mostrar prendas listas para comprar (anteriormente solo de verano) y para calmar las ansias del consumidor de ver algo novedoso son una oportunidad también para el director creativo de hacer una colección que no está ligada a las que vemos en las semanas de la moda. Buscan inspirar e introducirnos en un mundo ficticio y mágico a través de la ambientación en el que se presentan.

Por ahora hemos visto los desfiles de Chanel, Louis Vuitton y Gucci. Según tengo entendido, el desfile de Dior para mujeres se presentará el próximo 16 de junio en Sevilla.

Adentrémonos un poco más a las colecciones ya presentadas y viajemos (imaginariamente)a la Riviera Francesa, a California y al sur de Italia.

Chanel le hace homenaje a Mónaco

El pasado 5 de mayo, Virginie Viard presentó su colección crucero para Chanel en el icónico Monte-Carlo Beach Hotel en Mónaco, en el sur de Francia. La marca tiene una conexión muy fuerte con la locación y con este desfile se puede decir que volvió a sus raíces, ya que Coco Chanel fue una de las socialités más importantes e innovadora en la moda de Mónaco:

En 1924, Coco Chanel diseñó el vestuario del ballet ‘Le Train Bleu’, con música de Darius Milhaud, coreografía de Bronislava Nijinska y basada en un cuento de Jean Cocteau. Estos disfraces, que iban desde bañadores hasta ropa deportiva, rendían homenaje al verano y la diversión junto al mar. Siempre visionaria, esta es la historia de cómo Coco Chanel lanzó la moda de la «temporada de verano», años antes de que realmente despegara: una moda que se adoptaría en 1928 apara construir una oda al Mediterráneo: el hotel Montecarlo Beach.

Extracto por La Société des Bains de Mer

Además de que forma parte de la historia de Coco Chanel según Vogue, la diseñadora Virginie creó esta colección con aires de nostalgia, recordando momentos felices que pasó en La Vigie, con Karl Lagerfeld y haciéndole sesiones de fotos a las princesas Carolina y Charlotte de Mónaco

«Para mí Mónaco es, sobre todo, una cuestión de sentimientos. Es Karl, Caroline, Charlotte»

Virginie Viard

Así que toda la colección sería un homenaje a Mónaco y lo que representa para la diseñadora: lujo, la playa, las actividades más importantes de Mónaco como el tenis, las carreras de fórmula 1 y el casino.

La colección fue una mezcla de todo aquello que inspiró a Virginie, monos de carrera de lujo, atuendos deportivos con estilo preppy, zapatos deportivos, atuendos para la noche en la playa con medias y tacones, vestidos camiseros en distintas formas y en general, una representación de una mujer chic y elegante.

La inspiración también se vio muy representada en los curiosos accesorios:

Louis Vuitton y la mujer del futuro

Segunda vez que la marca francesa presenta una colección en Estados Unidos. En esta ocasión fue en en el Instituto Salk en San Diego, una de las arquitecturas más icónicas de USA diseñado por Louis Khan.

“Me ha parecido un lugar maravilloso. La impresionante arquitectura brutalista de [Louis] Kahn sobre el Océano Pacífico y la puesta de sol de California crean un escenario extraordinario e inspirador. El espacio es además una celebración de la inteligencia, el conocimiento y la ciencia”.

Nicholas Ghesquière

Nicholas Ghesquière siempre sabe elegir bien el ambiente donde presenta sus diseños y además busca que combinen con la colección que quiere presentar. Es por eso que para esta ocasión no fue coincidencia que el desfile se presentara justo en la puesta del sol desde el Instituto Salk.

“Quería que la ropa fuera como reflejos, un punto de contacto entre la luz y las personas”

Nicholas Ghesquière

Sobre la colección, Nicolas Ghesquière creó prendas que celebraban el sol y otras para protegerse de él. En ella representaba a mujeres que muchos interpretaban como superheroínas, guerreras nómadas, amazonas o diosas de la mitología. Todas las prendas mantienen una estética futurista y apocalíptica. Hay una apariencia híbrida, en donde las estructuras rígidas como los drapeados se fusionan con texturas fluidas. En mi opinión son piezas que lucen muy rígidas y pesadas para lo que vendría siendo una colección Ready-To-Wear, pero hay que admitir la innovación está muy presente, hay muchas piezas que no se han visto antes como los ponchos con hombreras muy pronunciadas.

En cuánto a los accesorios vale la pena destacar los bolsos con lunares, ya que para esta colección se retomo la colaboración con la artista japonesa Yayoi Kusama, marcando el 10mo aniversario desde la última vez que colaboraron.

Gucci y su representación del universo

Foto: Gucci

Alessandro Michele, presentó la nueva colección crucero en Castel Del Monte, un castillo del siglo XIII ubicado Apulia, al sudeste de Italia. En este lugar se respiraba un aire de misticismo, el tipo de ambiente que querían lograr para la colección denominada «Cosmogonie», incluso a cada uno de los invitados se le regalo una estrella representada en los visuales que adornaban el desfile.

“Estaba buscando un lugar que honrase lo mitológico. Es un sitio donde las medidas y las proporciones se cruzan unas con las otras como si fuese magia”. El número ocho se repite especialmente, casi de manera obsesiva, en la construcción del castillo, como un símbolo cargado de significado. 

Michele para Vogue.com

¿En qué estaba inspirado? Basado en el ensayo que escribió Hannah Arendt sobre su amigo filósofo Walter Benjamin, se inspiró en la creación del universo y toda su complejidad. La colección fue llamada «Cosmogonie» porque era una doctrina filosófica y religiosa que indagaba el origen del universo. Está conectada con el concepto del esoterismo y de las constelaciones , que pueden ser inconexas pero relacionadas de manera compleja. Alessandro Michele, lo muestra a través de diferentes piezas y conceptos, pero que unidas en conjunto determinan una historia.

“Una estructura conectiva que ilumina la oscuridad a través de la epifanía de una constelación”

escribió Michele en sus notas sobre la colección.

En sí, la colección para mí fue una mezcla de muchísimos estilos y épocas. Los estampados de rayas llamaron mi atención, las telas con bordados que representaban constelaciones, guantes de látex y botas estilo «bondage», cuellos y mangas al estilo «Shakespeare», los anteojos gigantes, el estilo «boho» de algunos vestidos, transparencias y la sastrería con piedras. Había de todo, pero no podemos negar que en conjunto se veía bien.

¿Cuál fue tu inspiración favorita?

1 Points