Paris, je t’aime

211 views
PHOTOGRAPHS BY 23 STORYTELLING
Agradecimientos especiales a: Vanessa Silvera

Mucho tiempo sin escribir.

Mucho tiempo sin compartir mis pensamientos en este lindo espacio que creé y que normalmente actualizaba.

La verdad ya lo extrañaba mucho, pero admito que no había sido constante porque no me sentía lista para retomarlo. Asuntos personales que resolver y entre otras cosas, volver a encontrar esa voz en mí.

Creo que todos tenemos momentos en el que nos perdemos, incluso hice un video en Youtube donde les hablaba de la CRISIS DE LOS 20 para ver si pasaban por la misma situación o podía ayudarlos. La verdad fue lindo cuando varios por allí me escribieron que les gustó, que se sentían identificados y demás.

Aún así… yo me sentía estancada.

Necesitaba abrirme a nuevos horizontes así que el plan terminó siendo irme de Argentina por 3 meses, principalmente por estudios.

¿Me ayudó? Pues siento que si estoy de vuelta escribiendo… pues sí, me ayudó muchísimo.

Considero que es buena idea irte de tu ciudad (si tienes la oportunidad) por un tiempo si sientes que las cosas o incluso, tú misma; no está fluyendo. El cambio de lugar te ayudará a mover las energías, ver otras perspectivas o simplemente te ayudará para pensar con más claridad.

Sin más explicaciones de por qué mi desaparición (aunque en INSTAGRAM si he estado presente), quiero decirles que no puedo estar más agradecida de viajar a las ciudades más Cosmopolitan y llenas de moda que pueden haber (Madrid, Milán y París).

París es la ciudad a la que dedicaré este post.

Irme a París a estudiar francés por dos meses, ha sido una de las cosas más increíbles que he hecho en mi vida. Aunque aún no domino el idioma completamente, me alegra pensar que entre lo más básico, me se defender un poco, y que de hambre no moriré (porque comida puedo pedir 😂).

Para aprender un idioma hay que tener paciencia; no es fácil, hay que recordar que no se puede correr antes de gatear, pero es una de las cosas más enriquecedoras que hay (y si te vas a otro país para estudiar aún más).

Admito que al principio me aterraba irme sola a la ciudad, ¿Conoceré gente? ¿Haré amigos? pues París me regaló amigas increíbles (que espero poder reencontrarme) y ahora me doy cuenta que nunca paraba de socializar y conocer gente nueva, de todas partes del mundo.

Lo lindo de todo también fue aprender a viajar sola y a convivir conmigo misma. Entre todos esos momentos de socializar, también habían momentos dónde aprovechaba mi soledad: ir a un café a estudiar sola, comer en un restaurante, disfrutando de mi propia compañía y de la riquísima gastronomía (wow si comí bien), pasear por las hermosas calles de París y hasta visitar sola un museo.

París me regaló esa experiencia y por eso me enamoré…

Me enamoré del idioma, de las personas, de sus calles, de caminar alrededor del Sena, de alegrarme cada vez que veía la Torre Eiffel, de sus atardeceres, de lo inspirador que puede ser la moda allá (of course), de la gastronomía (las mejores papas fritas del mundo), de sus majestuosos monumentos (todo es inmenso y te deja speechless), de tener la posibilidad de conseguir arte en todas partes (hasta en la calle) y de su divertida vida nocturna (bailar hasta más no poder y tener la experiencia de cantar Karaoke).

París tiene un “Je ne sais pas” que te atrapa.

Siento que mi viaje fue para encontrarme y descubrí que así como mi abuelo (que en paz descanse) AMO París y me alegra haberme sentido tan identificada con un lugar.

París es arte y moda. Definitivamente algo que quiero en mi vida siempre. Así que quién sabe lo que espera el futuro, yo solo se que “París” y “Yo” estaremos conectados por siempre.

A long time without writing.

A long time without sharing my thoughts in this nice space that I created and that I normally updated.

The truth is, I missed it a lot, but I admit that I had not been constant because I did not feel ready to retake it. Personal issues to resolve and between other things, find that voice in me again.

I felt stuck.

I needed to open myself to new horizons, so the plan ended up leaving Argentina for 3 months, mainly for studies.

Did it help me? Well I feel that if I’m back writing … well yes, it helped me a lot.

I think it’s a good idea to leave your city for a while (if you have the opportunity) if you feel that things or even yourself; it’s not flowing. The change of place will help you move the energies, see other perspectives or simply help you think more clearly.

Without further explanations of why my disappearance (although in INSTAGRAM I have been present), I want to tell you that I can not be more grateful to travel to the most cosmopolitan and fashion cities in the world (Madrid, Milan and Paris).

Paris is the city to which I will dedicate this post.

Going to Paris to study French for two months has been one of the most incredible things I’ve done in my life. Although I still do not fully understand the language, I am happy to think that among the most basic, I defend myself a bit, and that I will not die of hunger (because I can ask for food 😂).

To learn a language you have to have patience; it’s not easy, remember that you can’t run before crawling, but it is one of the most enriching things there is (and if you go to another country to study even more).

I admit that at first I was terrified to go alone to the city,

Will I meet people?

Will I make friends?

Paris gave me incredible friends (I hope I can meet again some day) and now I realize that I never stopped socializing and meeting new people, from all over the world.

The beauty of all was learning to travel alone and to live with myself. Among all those moments of socializing, there were also moments where I took advantage of my loneliness: going to a cafe to study, eating in a restaurant, enjoying my own company and the delicious cuisine (wow I ate so well!), walking through the beautiful streets from Paris and even visit a museum alone.

Paris gave me that experience and that’s why I fell in love …

I fell in love with the language, the people, the streets, walking around the Seine, be excited each time I saw the Eiffel Tower, the sunsets, how inspiring fashion can be (of course), gastronomy (the best French fries in the world), the majestic monuments (everything is immense and leaves you speechless), having the possibility of getting art everywhere (even on the street) and fun nightlife (dancing and have the experience of singing Karaoke).

Paris has a “Je ne sais pas” that catches you.

I feel that my trip was to find me and I discovered that just like my grandfather (may he rest in peace) I LOVE Paris and I am happy to have felt so identified with a place.

Paris is art and fashion. Definitely something I want in my life always. So who knows what the future looks like, I just know that “Paris” and “I” will be connected forever.

LOOK:
DRESS/Vestido: MANGO
Handbag/Cartera; Zadig & Voltaire
Sneakers/ Tennis: Zara
Belt/Cinturón: MANGO

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *