EDITORIAL | “Welcome to the adulthood”

64 views
Editorial
Vestido Water Michu Buenos Aires

Hay un punto de nuestra vida que todos ansiamos el día de irnos de casa de nuestros padres (bueno por lo menos a mí me pasaba), no porque no los queramos, sino que deseamos la independencia y ese sentimiento de que en mi  casa y vida puedo tomar mis propias decisiones y hacer lo que quiera sin permiso de nadie. Las palabras de mi mamá  cada vez que le contaba mis deseos sobre vivir sola fueron “Ya te recordarás de mí cuando tengas que cocinar y lavar…”.

Ahora que al fin estoy en esta nueva experiencia, viviendo con mi hermana en otro país y digamos que entrando al mundo de la adultez (con 24 años), solo les puedo decir que este es un momento de mi vida en el que, les soy muy honesta, no puedo ni cuidar de una planta. Todo es un proceso y para todo proceso hay ensayos y errores.

Comencemos con los oficios del hogar. Al principio les cuento que tenía muchos ánimos de cocinar mi propia comida, pero luego me di cuenta que wow… hay que tener mucha paciencia para eso y un poco de intuición a la hora de agregar los ingredientes de un plato, si no quieres que termine insípido. Además ni hablemos de los días que estoy muy cansada, lo más seguro es que en esos momentos cocine lo más fácil y rápido pero que en la mayoría de los casos, sea una comida no muy buena para la salud. La lavandería para mí es un caso especial, hay un minuto que ni sé en qué momento ensucié tanta ropa o que al clasificar la ropa tengo dudas de si una franela blanca con un logo grande de color entra en la categoría “Ropa Blanca” o “Ropa de color”.

Para pagar las cuentas debes trabajar exhaustivamente en la semana, no es mi caso, pero puedo opinar que siento que está generación de millennials no está muy feliz con los trabajos de oficina. Siento que necesitan tener movimiento en sus vidas y desafíos interesantes; incluso, un estudio de la Universidad de Bentley aseguró que 77% de los millennials sienten que los esquemas de trabajo flexibles les permiten ser más productivos. Capaz es momento de que el mundo cambie los esquemas de trabajo pero sin dejar de exigir el mejor desempeño de sus empleados.

Por otro lado, en esta etapa de mi vida no estoy en un momento donde pueda hacer compras de ropa o gustos personales sin sentir un poco de culpa por pagar las cuentas. Es un momento donde no quieres que te agarre el fin de mes contando con 150 pesos en tu cuenta. Para eso está el pensamiento de  trabajar y ahorrar para que en el futuro puedas gastar sin remordimiento.

Por último, y creo que a muchos les pasa, es que sabes que estás viejo cuando prefieres estar en tu casa viendo Netflix en vez de salir a festejar y si terminas saliendo de noche, a las 2:30 -3 am. ya estás bostezando y deseando el momento de estar en tu cama. Además no solo eso, no por considerarme vieja, pero cuando salgo una noche, al día siguiente siento que no valgo mucho que digamos, es decir, un día de cero productividad y donde no hago absolutamente nada.

Al final mi mamá si tenía un poco de razón, sí me acordé de ella en muchos de estos procesos pero a la vez, me he probado a mí misma que todas estas cosas son experiencias que te hacen crecer como persona y lograr ser -como dicen en mi país- “todo terreno”.

Y… todo este cuento eterno, es para contárles que de esto fue la inspiración para esta linda editorial que hicimos con un maravilloso equipo de trabajo conformado por:

Fotógrafa: Camila Herrera

Modelo: Jennifer Lamas.

Maquillaje: Agus Guerreiro

Estilismo por mí.

Agradecimientos especiales a Michu Buenos Aires y a Roomie

¡Espero que les guste y me dejen sus comentarios!

There is a point in our life that we all yearn for the day to leave our parents’ house (well, at least that’s what I wanted), not because we don’t love them, but because we wanted independence and that feeling that in my own house and life I can make my own decisions and do what I want without anyone’s permission. The first thing my mom told me every time I told her about living alone was “You’ll remember me when you have to cook and clean …”.

Now that I am finally in this new experience, living with my sister in another country and let’s say starting the phase of adulthood (with 24 years), I can only say that this is a moment of my life in which, being honest with you, I cannot even take care for a plant. Everything is a process and there are trials and errors for each one.

Let’s start with the home trades. At first, I had a lot of encouragement to cook my own food, but then I realized that, wow … you have to very patient and to have a little intuition when it comes to adding the ingredients of a dish, if you do not want it to end tasteless. Besides let’s not talk about the days that I’m very tired, it is most likely that in those moments, I  cook the easiest and fastest food but in most cases, it is not very good for health. The laundry for me is a special case, there is a minute that I don’t know when did all this clothes end dirty, I always end up with a lot of dirty clothing or that when classifying clothes I have doubts about whether a white t-shirt with a big color logo goes into the category of “White Clothes” or ” Colored clothing”.

To pay the bills you must work exhaustively in the week, it is not my case, but I can say that I feel that this generation of millennials is not very happy with the office work. I feel they need to have movement in their lives and interesting challenges; even a study from Bentley University claimed that 77% of millennials feel that flexible work schemes allow them to be more productive. Maybe it is time for the world to change the schemes of work but still demanding the best performance of its employees.

On the other hand, at this stage of my life I am not in a moment where I can shop for clothes or personal tastes without feeling a little guilty about paying the bills. It’s a moment where you don’t want to be caught by the end of the month with 150 “pesos” in your account. For that is the thought of working hard and saving so that in the future you can spend without feeling bad.

Finally, and I think that a lot happens to many of you adult people, is that you know that you are old when you prefer to be at home watching Netflix instead of going out to party; or that if you went out, at 2:30 -3 am. you’re yawning and wishing for the moment to be in your bed. Also, another thing happens to me, not because I consider myself old but, when I go out one night, the next day I feel worthless, that day is considered zero productive and a lost day.

In the end, my mom was right about something, yes I remembered her in many of these processes but at the same time, I have proven to myself that all these things are experiences that make you grow as a person and achieve every challenge in life.

And … all this long story, is to tell you that this was the inspiration for this nice editorial that we did with a wonderful team by:

Photographer: Camila Herrera

Model: Jennifer Lamas.

Makeup: Agus Guerreiro

Styling by me.

Special thanks to Michu Buenos Aires and Roomie

I hope you like it and leave me your comments!

Jean: Vintage, Top de denim: Diana Solis, Pulsera: Sinestesia, Botines rosa velvet: Zara
Top: Michu Buenos Aires, Pantalón Blanco: Michu Buenos Aires, Botines de denim: Ful Mun Shoes
editorial
Camisa Holly: Michu Buenos Aires, Pantalón: Michu Buenos Aires, Top plisado: Biorder, Botines: Bauth Shoes
Fashion Editorial
Top tul negro: Punto negro, Corpiño Strapless: Hot&Blessed, Palazzo negro: Diana Solis, Sombrero amarillo: Roma
sleep editorial
Remera: Pauer , Vestido negro: Puntonegro

 

Comments (5)

  1. El maquillaje de este editorial es amor! Y ni se digan los botines, los quiero todos <3

  2. Ana, al fin puedo ver el resultado final y me encantó grave este post. Desde las fotos, el maquillaje y estilismo en ellas, hasta el texto. Yo ando igual en momento de “desespero” por independizarme, y me has hecho “reflejarme” un poco en cómo sería mi vida, jaja. Sin duda, creo que igual es una experiencia genial y nada como saber que si algo sale mal o bien es completamente on you y no por alguien más.
    Vendrán tiempos mejores en esa independencia.

    Un abrazote,
    M
    http://www.michelleuz.com

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *